Home Prevención en la montaña Tormenta Eléctrica

Buscar


Compartir


smaller text tool iconmedium text tool iconlarger text tool icon
Prevención ante tormenta eléctrica
Las tormentas son unos de los fenómenos meteorológicos más impresionantes y a la vez peligrosos para los excursionistas, además de que es una de las emergencias más habituales en los que alguna vez los montañeros tienen que hacer frente.  Así que es importante conocer este fenómeno y saber como prevenirlo y reaccionar si se produce.
El peligro de una tormenta, viene derivado tanto de los rayos, las trombas de agua, la crecida de ríos y arroyos, como de los posibles desprendimientos que se pudieran producir.
No obstante, la mejor manera de evitar el riesgo, es precisamente prevenirla y evitarla. A continuación daremos una serie de claros consejos que nos ayudarán a prevenir esta situación.
Como prevenir la llegada de una tormenta:
Si vamos a ir  a la montaña, será importante conocer la previsión meteorológica y evitar las salidas en días con clara probabilidad de tormenta. Es importante estar sintonizado con alguna emisora local, que pudiera prevenirnos ante la llegada de una tormenta cuando estemos haciendo la actividad.
Aún siendo las previsiones favorables, deberemos estar atentos, ya que se pueden producir en cualquier momento. Si se observar el cielo oscurecerse, visión de relámpagos a lo lejos, si el viento arrecia repentinamente o si se escuchan truenos a lo lejos, son indicadores bastante claros de que posiblemente se esté aproximando o formando una tormenta cerca de donde nos encontramos.
Se podría producir también un singular fenómeno que nos puede ayudar a identificar la posible llegada de una tormenta. Si empezamos a sentir un cosquilleo extraño en la piel, que se nos erice el cabello y que los objetos metálicos o que terminen en punta metálica emitan un extraño zumbido parecido al de una colmena o se  produzca chispas o destellos. Esto se produce porque se están desplazando las cargas eléctricas que generan las tormentas y el aire en el que nos encontramos se ha vuelto conductor. En ocasiones entre dos excursionistas cercanos entre sí y sin tocarse puede producirse una molesta descarga. Esto nos indica la proximidad de una tormenta que nos puede afectar entre media hora o dos horas después.
En cambio si notamos alguno de estos fenómenos en medio de una tormenta nos encontramos en peligro porque es señal de que un rayo va a caer HAY QUE ECHARSE AL SUELO INMEDIATAMENTE
La época de verano es muy proclive a que se produzcan tormentas repentinas, sobre todo en días calurosos y en la montaña. Lo más probable es que se produzcan a partir de las 4 de la tarde. Así que si estamos bajo estas circunstancias deberemos de estar más atentos. En verano, se aconsejable planificar las salidas parar procurar hacer cima antes de las 16:00, para en el caso de se forme una tormenta sea más probable que nos coja ya en la zona de regreso o cerca de ella.
No obstante, como existe un alto factor de imprevisibilidad sobre todo en verano, habrá que estar preparados para saber como actuar ante la posibilidad de que quedemos inmersos en una tormenta y no seamos capaces de evitarla.
Que no se ha de hacer ante una Tormenta
A continuación mostraremos una lista de lo que nunca se ha de hacer ante una tormenta eléctrica:
• Nunca se deberá de correr bajo una tormenta, y menos aún si ya estamos mojados. El correr puede producir a nuestro alrededor una zona de atracción para los rayos, además de que aumentamos considerablemente la posibilidad de hacernos daños en una caída.
• Se tendrá que apagar los aparatos electrónicos que llevemos encima (móviles, cámaras de foto, emisoras, GPS, etc.). Ya que los campos electromagnéticos que producen son un buen catalizador para las descargas.
• No llevaremos encima objetos metálicos, nos desharemos de estos dejándolos a más de 30 metros de distancia.
• Evitaremos el hacer fotos a las tormentas eléctricas en la alta montaña, aún cuando la tormenta esté lejos y debajo de nuestra altura. Nunca, bajo ningún concepto, deberemos de montar el trípode de la cámara, ya que puede ser atraído a pesar de que se pueda producir la descarga bastante alejada, incluso se puede ramificar aún tomando tierra llegando a afectarnos. Si llevamos el trípode, deberemos de protegerlo y evitar que sobresalga por encima de nosotros, habrá que proceder de igual manera con piolets, crampones y bastones de montaña.
• No se deberá de usar el paraguas, para ello lo mejor es disponer siempre de un chubasquero. Ya que estos, aún no siendo de estructura metálica, perfectamente pueden por su forma atraer aún rayo.
• Las cuerdas de escalada, que a veces están colocadas de pasamanos, pueden ser igualmente peligrosas si están mojadas.
• Nunca debemos usar sirgas, clavijas, pasamanos metálicos o vías ferratas. Son extremadamente peligrosas. Es mejor buscar otra forma segura para descender y, en caso de que no la haya, esperar a que pase la tormenta en el lugar más seguro posible.
• Una vez desatada la tormenta, si vamos en grupo, se deberá de dejar una distancia de seguridad entre los integrantes del grupo. Nunca se deberá de ir juntos y menos aún cogidos de la mano, sólo evitaremos esto a no ser que alguien necesite ayuda
• Se deberá de mantenerse a una distancia prudente de rebaños y otros animales.
En muchas ocasiones, la manera más segura es protegerse ante una tormenta es refugiarse, aunque para ello habrá que saber elegir un sitio adecuado que minimice el riesgo
A continuación mostraremos una lista de los sitios donde no se ha de refugiarse ante una tormenta eléctrica.
• Se deberán de evitar los sitios cercanos a torrentes de agua, aún siendo regueros formados por la lluvia, ya que estos son buenos trasmisores de la electricidad y se puede producir una crecida repentina del arrollo o desprendimientos. Tenemos que tener mucho cuidado en alta, montaña, ya que aún pudiendo suceder que no llueva con exceso donde nos encontremos, se puede producir una lluvia torrencial muy cerca de nosotros y que pueda provocar una riada.
• Se deberá de evitar cobijarse en pequeños cobertizos aislados, en tiendas de campaña y menos aún si estos tienen forma piramidal y están aislados en una zona abierta
• No se deberá de refugiarse en bocas de cuevas o viseras de roca, ya que son sitios propicios para la conducción de la descarga entre el techo y el suelo, algunas son incluso canales naturales de drenaje para sus descargas.. Sólo se usarán en el caso de que sean cuevas anchas, altas y profundas (con un mínimo de dos metros y medio de alto y de ancho, así como cuatro metros de profundidad). Si nos introducimos en estas no se deberá de permanecer de pie, si no que se estará sentado sobre un elemento aislante o de cuclillas, recordando deshacernos de todo material conductor y no salir durante toda la tormenta. Se intentará estar alejado de las paredes y del techo.
• De igual manera, los árboles aislados, los puntos altos y las zonas abiertas y despejadas son extremadamente peligrosos. Debemos de evitarlas, así como las alambradas y elementos metálicos.
• Alejarse de terrenos abiertos y despejados, como praderas, cultivos y campos de golf. En estas zonas sobresalimos bastante del terreno y nos convertimos en pararrayos.
• Aislarse del suelo y evitar el contacto con el agua.
A continuación daremos unos consejos de que sitios pueden ser seguros para cobijarnos ante una tormenta.
Donde podemos refugiarnos ante una tormenta eléctrica:
• Si encontramos algún refugio con pararrayos, esté será un sitio ideal para estar seguros. Por su parte, los pequeños refugios metálicos, instalados en algunas zonas de montaña, actúan ante los rayos como una caja de Faraday y suelen ser bastante seguros. Pero recordemos que todas las ventanas y puertas deben de estar bien cerradas y bajo ningún concepto saldremos o nos asomaremos por ninguna de ellas, como tampoco intentaremos salir del refugio durante la tormenta o minutos antes y después de ella. También nos alejaremos del hueco de la chimenea y no encenderemos fuego.
• Los vehículos son lugares seguros para refugiarse pues, como en el caso anterior, actúan como una caja de Faraday, por lo que, de caer el rayo, la electricidad recorrerá la parte de fuera sin introducirse en el interior. Mantendremos las ventanas cerradas, no saldremos del vehículo durante la tormenta y apagaremos el contacto, así como cualquier aparato electrónico. Por si acaso, deberemos de evitar estar en contacto con cualquier parte metálica del vehículo.
• En la base de resaltes de roca de al menos 15 metros de altura. La zona de seguridad comienza a unos 2 metros de la pared y alcanza una longitud similar a la altura del resalte. Sin embargo esta zona no da protección contra las corrientes de tierra.
Como actuar ante una fulguración
Aunque ha habido bastantes casos en los que afectados por caídas de rayos han salido ilesos, lo más normal es que nos produzcan lesiones de diversa consideración y, con muchas posibilidades, la muerte instantánea.
Ante un afectado por caída de rayo debemos asegurarnos de que la descarga haya finalizado antes de tocarlo. Posteriormente comprobaremos los niveles de conciencia, pulso y respiración.
En el caso de ser necesario, siempre y cuando tengamos conocimiento de primeros auxilios, asistiremos al herido con técnicas de reanimación y atenderemos las posibles heridas o quemaduras si las hubiere. En el caso de que, a consecuencia de la fulguración, la víctima haya sufrido una caída con posible daño en la columna, no debemos de moverlo bajo ningún concepto, pues podemos ocasionarle daños mayores. Una vez hayamos evaluado la situación del herido avisaremos a los equipos de rescate.

 

Qué hacer ante una Tormenta Eléctrica

RAYOPrevención ante tormenta eléctrica

Las tormentas son unos de los fenómenos meteorológicos más impresionantes y a la vez peligrosos para los excursionistas, además de que es una de las emergencias más habituales en los que alguna vez los montañeros tienen que hacer frente.  Así que es importante conocer este fenómeno y saber como prevenirlo y reaccionar si se produce.
 
El peligro de una tormenta, viene derivado tanto de los rayos, las trombas de agua, la crecida de ríos y arroyos, como de los posibles desprendimientos que se pudieran producir.
 
No obstante, la mejor manera de evitar el riesgo, es precisamente prevenirla y evitarla. A continuación daremos una serie de claros consejos que nos ayudarán a prevenir esta situación. 

Como prevenir la llegada de una tormenta

Si vamos a ir  a la montaña, será importante conocer la previsión meteorológica y evitar las salidas en días con clara probabilidad de tormenta. Es importante estar sintonizado con alguna emisora local, que pudiera prevenirnos ante la llegada de una tormenta cuando estemos haciendo la actividad.
 
Aún siendo las previsiones favorables, deberemos estar atentos, ya que se pueden producir en cualquier momento. Si se observar el cielo oscurecerse, visión de relámpagos a lo lejos, si el viento arrecia repentinamente o si se escuchan truenos a lo lejos, son indicadores bastante claros de que posiblemente se esté aproximando o formando una tormenta cerca de donde nos encontramos.
 
Se podría producir también un singular fenómeno que nos puede ayudar a identificar la posible llegada de una tormenta. Si empezamos a sentir un cosquilleo extraño en la piel, que se nos erice el cabello y que los objetos metálicos o que terminen en punta metálica emitan un extraño zumbido parecido al de una colmena o se  produzca chispas o destellos. Esto se produce porque se están desplazando las cargas eléctricas que generan las tormentas y el aire en el que nos encontramos se ha vuelto conductor. En ocasiones entre dos excursionistas cercanos entre sí y sin tocarse puede producirse una molesta descarga. Esto nos indica la proximidad de una tormenta que nos puede afectar entre media hora o dos horas después.
 
Una nube Cumulonimbus puede indicarnos que se puede formar una tormenta
En cambio si notamos alguno de estos fenómenos en medio de una tormenta nos encontramos en peligro porque es señal de que un rayo va a caer HAY QUE ECHARSE AL SUELO INMEDIATAMENTE.
 
La época de verano es muy proclive a que se produzcan tormentas repentinas, sobre todo en días calurosos y en la montaña. Lo más probable es que se produzcan a partir de las 4 de la tarde. Así que si estamos bajo estas circunstancias deberemos de estar más atentos. En verano, se aconsejable planificar las salidas parar procurar hacer cima antes de las 16:00, para en el caso de se forme una tormenta sea más probable que nos coja ya en la zona de regreso o cerca de ella.
 
No obstante, como existe un alto factor de imprevisibilidad sobre todo en verano, habrá que estar preparados para saber como actuar ante la posibilidad de que quedemos inmersos en una tormenta y no seamos capaces de evitarla.

Que no se ha de hacer ante una Tormenta


A continuación mostraremos una lista de lo que nunca se ha de hacer ante una tormenta eléctrica:
  • Nunca se deberá de correr bajo una tormenta, y menos aún si ya estamos mojados. El correr puede producir a nuestro alrededor una zona de atracción para los rayos, además de que aumentamos considerablemente la posibilidad de hacernos daños en una caída.
  • Se tendrá que apagar los aparatos electrónicos que llevemos encima (móviles, cámaras de foto, emisoras, GPS, etc.). Ya que los campos electromagnéticos que producen son un buen catalizador para las descargas.
  • No llevaremos encima objetos metálicos, nos desharemos de estos dejándolos a más de 30 metros de distancia.
  • Evitaremos el hacer fotos a las tormentas eléctricas en la alta montaña, aún cuando la tormenta esté lejos y debajo de nuestra altura. Nunca, bajo ningún concepto, deberemos de montar el trípode de la cámara, ya que puede ser atraído a pesar de que se pueda producir la descarga bastante alejada, incluso se puede ramificar aún tomando tierra llegando a afectarnos. Si llevamos el trípode, deberemos de protegerlo y evitar que sobresalga por encima de nosotros, habrá que proceder de igual manera con piolets, crampones y bastones de montaña.
  • No se deberá de usar el paraguas, para ello lo mejor es disponer siempre de un chubasquero. Ya que estos, aún no siendo de estructura metálica, perfectamente pueden por su forma atraer aún rayo.
  • Las cuerdas de escalada, que a veces están colocadas de pasamanos, pueden ser igualmente peligrosas si están mojadas.
  • Nunca debemos usar sirgas, clavijas, pasamanos metálicos o vías ferratas. Son extremadamente peligrosas. Es mejor buscar otra forma segura para descender y, en caso de que no la haya, esperar a que pase la tormenta en el lugar más seguro posible. 
  • Una vez desatada la tormenta, si vamos en grupo, se deberá de dejar una distancia de seguridad entre los integrantes del grupo. Nunca se deberá de ir juntos y menos aún cogidos de la mano, sólo evitaremos esto a no ser que alguien necesite ayuda.
  • Se deberá de mantenerse a una distancia prudente de rebaños y otros animales.
En muchas ocasiones, la manera más segura es protegerse ante una tormenta es refugiarse, aunque para ello habrá que saber elegir un sitio adecuado que minimice el riesgo.
 
A continuación mostraremos una lista de los sitios donde no se ha de refugiarse ante una tormenta eléctrica.
  • Árbol donde no cobijarse en caso de tormenta eléctricaSe deberán de evitar los sitios cercanos a torrentes de agua, aún siendo regueros formados por la lluvia, ya que estos son buenos trasmisores de la electricidad y se puede producir una crecida repentina del arrollo o desprendimientos. Tenemos que tener mucho cuidado en alta, montaña, ya que aún pudiendo suceder que no llueva con exceso donde nos encontremos, se puede producir una lluvia torrencial muy cerca de nosotros y que pueda provocar una riada.
  • Se deberá de evitar cobijarse en pequeños cobertizos aislados, en tiendas de campaña y menos aún si estos tienen forma piramidal y están aislados en una zona abierta
  • No se deberá de refugiarse en bocas de cuevas o viseras de roca, ya que son sitios propicios para la conducción de la descarga entre el techo y el suelo, algunas son incluso canales naturales de drenaje para sus descargas. Sólo se usarán en el caso de que sean cuevas anchas, altas y profundas (con un mínimo de dos metros y medio de alto y de ancho, así como cuatro metros de profundidad). Si nos introducimos en estas no se deberá de permanecer de pie, si no que se estará sentado sobre un elemento aislante o de cuclillas, recordando deshacernos de todo material conductor y no salir durante toda la tormenta. Se intentará estar alejado de las paredes y del techo.
  • De igual manera, los árboles aislados, los puntos altos y las zonas abiertas y despejadas son extremadamente peligrosos. Debemos de evitarlas, así como las alambradas y elementos metálicos.
  • Alejarse de terrenos abiertos y despejados, como praderas, cultivos y campos de golf. En estas zonas sobresalimos bastante del terreno y nos convertimos en pararrayos.
  •  Aislarse del suelo y evitar el contacto con el agua.
A continuación daremos unos consejos de que sitios pueden ser seguros para cobijarnos ante una tormenta.
 
Donde podemos refugiarnos ante una tormenta eléctrica:
  • refugio-AsturiasSi encontramos algún refugio con pararrayos, esté será un sitio ideal para estar seguros. Por su parte, los pequeños refugios metálicos, instalados en algunas zonas de montaña, actúan ante los rayos como una caja de Faraday y suelen ser bastante seguros. Pero recordemos que todas las ventanas y puertas deben de estar bien cerradas y bajo ningún concepto saldremos o nos asomaremos por ninguna de ellas, como tampoco intentaremos salir del refugio durante la tormenta o minutos antes y después de ella. También nos alejaremos del hueco de la chimenea y no encenderemos fuego.
  • Los vehículos son lugares seguros para refugiarse pues, como en el caso anterior, actúan como una caja de Faraday, por lo que, de caer el rayo, la electricidad recorrerá la parte de fuera sin introducirse en el interior. Mantendremos las ventanas cerradas, no saldremos del vehículo durante la tormenta y apagaremos el contacto, así como cualquier aparato electrónico. Por si acaso, deberemos de evitar estar en contacto con cualquier parte metálica del vehículo.
  • En la base de resaltes de roca de al menos 15 metros de altura. La zona de seguridad comienza a unos 2 metros de la pared y alcanza una longitud similar a la altura del resalte. Sin embargo esta zona no da protección contra las corrientes de tierra.

Como actuar ante una fulguración

Ejemplo de persona alcanzada por un rayoAunque ha habido bastantes casos en los que afectados por caídas de rayos han salido ilesos, lo más normal es que nos produzcan lesiones de diversa consideración y, con muchas posibilidades, la muerte instantánea.
 
Ante un afectado por caída de rayo debemos asegurarnos de que la descarga haya finalizado antes de tocarlo. Posteriormente comprobaremos los niveles de conciencia, pulso y respiración. 
 
En el caso de ser necesario, siempre y cuando tengamos conocimiento de primeros auxilios, asistiremos al herido con técnicas de reanimación y atenderemos las posibles heridas o quemaduras si las hubiere. En el caso de que, a consecuencia de la fulguración, la víctima haya sufrido una caída con posible daño en la columna, no debemos de moverlo bajo ningún concepto, pues podemos ocasionarle daños mayores. Una vez hayamos evaluado la situación del herido avisaremos a los equipos de rescate.

Vídeo a cámara super-lenta de la caída de un Rayo

Un rayo filmado a 7.200 FPS y reproducido a cámara lenta. Se observa perfectamente el desarrollo de los líderes escalonados, estableciendo la conexión entre la nube y la tierra, seguido por el intenso destello del rayo principal.